Invitados a construir nuevos puentes de comunión

Homilía de la Misa del 12 de mayo de 2019 en la iglesia de San Pablo en Berlín

Queridos hermanos y hermanas,

La imagen que Jesús utiliza en el Evangelio de hoy-la de las ovejas que reconocen la voz del maestro como el pastor conoce a su rebaño-esta imagen expresa una familiaridad, incluso una intimidad, peculiar a los discípulos de Cristo. Esta amistad con Cristo está animada por la oración y por la práctica de la caridad en nuestra vida cotidiana. La familiaridad con Cristo renueva a la persona. ¡Estamos formados por esta intimidad que no sólo se transmite en "valores" o "convicciones"! ¡No! Somos «criatura nueva» y creemos que, a través del bautismo, nuestra alma, todo nuestro ser, ¡se regenera! Regenerada por la eternidad.

Estamos aquí en Berlín que, durante 19 años, es de nuevo la capital de la Alemania reunificada. Durante más de 40 años, este país ha sido cortado por la mitad y, de un día a otro, ¡las familias ya no tenían el derecho de verse! Berlín fue el símbolo de esta crueldad, especialmente desde la construcción en 1961, no lejos de aquí, ¡de lo que se llamaba el «muro de protección antifascista»!

En 2019 recordamos la caída de la muralla hace treinta años. Para nosotros, los alemanes, ¡es un verdadero milagro! ¡Esta revolución comenzó en las iglesias y permaneció pacifica! ¡Siempre damos gracias a Dios que nos ha liberado de esta desgracia que es la división entre hermanos!

Desde esa fecha, hemos estado reconstruyendo nuestra unidad que había sido destrozada después de la segunda guerra mundial. ¡Esta reconstrucción no es fácil porque la ideología nazi había abierto el abismo a la humanidad, creando una pseudoreligión inhumana a la que, desafortunadamente, muchas personas han sucumbido!

Pronto tendrán lugar las elecciones europeas. ¡Y nosotros, como cristianos, tenemos el desafío de tomar una decisión! ¿Cómo puede inspirarnos el Evangelio? ¿Cómo podemos permanecer fieles a la voluntad del Señor que cuida de nuestra humanidad, la consola, conforta, tranquiliza, fortalece y da vida a ella? ¡Como ha hecho Jean Vanier que murió hace unos días, fundador de L’Arche, una comunidad también presente en Alemania! ¿Cómo vivir esta vida que él nos dio por su muerte y resurrección?

Estoy profundamente convencido de que nuestra historia común, marcada por demasiada sangre, ¡todavía puede alentarnos y dar esperanza! ¿No es la reconciliación de los enemigos hereditarios, Francia y Alemania, la prueba de que el perdón es posible? ¿Que el espíritu actuó en los corazones de nuestros antepasados? ¿Que esta alma cristiana no podría ser destruida por ningún régimen totalitario?

¡Esto significa que hoy todavía nos invitan a excluir a nadie! ¡De practicar la hospitalidad con los más frágiles! Construir nuevos puentes de comunión. Nuestra cultura en Europa ha sido profundamente marcada por la fe cristiana. ¡Continuemos, pues, para darle carne por nuestras obras!

Yo mismo tengo una historia europea. Nací en Alemania. Mis padres son inmigrantes italianos. Viví en París y Roma, y ahora estoy en Berlín, una ciudad joven y resplandeciente, donde los cristianos se han convertido en una minoría.

El Papa Francisco, en su discurso ante el Parlamento Europeo en 2014, se refirió a la antigua idea de que los cristianos representaban "en el mundo lo que es el alma en el cuerpo". En el momento en que había invitado a los diputados "a trabajar para Europa a redescubrir su alma buena", porque según el Papa "la renuncia y la fatiga no son parte del alma de Europa."

¡Esta es nuestra vocación! ¡Más que nunca nosotros, los cristianos, estamos llamados a ser el alma de Europa y podemos ser la intimidad de Cristo con nosotros! Jesús dijo, "mi padre, que me los ha dado, es mayor que todo, y nadie puede arrancarlos de la mano del padre." Queridos hermanos y hermanas, ¡nadie podrá arrancarnos de la mano del padre! ¡Este buen tema Pascual nos da la alegría de seguir nuestra vocación, que es vivir en la intimidad de Cristo, testimoniar esta fe viva, ser verdaderamente el alma buena de Europa!

¡Esta es nuestra experiencia aquí en Berlín, después de los horrores de la última guerra y totalitarismo! En comunión con nuestros hermanos y hermanas en Francia y en toda Europa, hoy oramos para que Cristo nos dé el coraje de manifestar el amor de Dios y la fuerza de la reconciliación, ¡corazón del Evangelio!

Hermano Max Cappabianca, dominicano